Las bicicletas eléctricas como vehículo citadino

Han ido adquiriendo popularidad con el paso del tiempo, esto se ha podido notar en el crecimiento evidente de sus ventas y que ahora es mucho más común verlas por la calle o en los parques. Según cifras recientes entre 2013 y  2016 solamente en España sus ventas aumentaron un 22%.

La bicicleta eléctrica no es muy diferente de la tradicional, pues trae incorporado una batería que suministra energía a su motor y que se carga a partir de la corriente o paneles solares, además de un controlador de velocidad o un cable eléctrico del controlador del motor, básicamente es eso.

El aumento en sus ventas y en su popularidad se debe precisamente a que es un vehículo alternativo perfecto para desplazarse por las grandes ciudades, lo que también ha abierto una nueva ventana del mercado, pues se pueden encontrar más personalizadas y con gran cantidad de modelos disponibles.

Una de las ventajas de este tipo de bicicletas es que son modelos altamente ergonómicos para que cualquier usuario de la bici la sienta cómoda y tan a gusto como un guante, teniendo amplias opciones de regulación, tanto del manubrio, la potencia y la postura del usuario para que se sienta muy a gusto durante su recorrido.

Todo es cuestión de probar la que mejor se adapte a tu personalidad, teniendo la opción de agregarle neumáticos más anchos para proporcionar mayor confort y seguridad a la hora de conducir, además de faros LED que permitan una excelente visibilidad en caso de que la uses en las noches.

Se trata de conseguir el modelo que más se adapte a tu presupuesto y a tu personalidad, pues por una cantidad extra podrás agregarle por ejemplo un componente de pedaleo que te ayude en el recorrido de largos trayectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *