Ciclismo urbano como alternativa para la salud y el ambiente

Cientos de fundaciones y organizaciones a nivel mundial trabajan diariamente para que sea regularizado y protegido con mayor fuerza el llamado ciclismo urbano, esto con la intención de proteger y postergar la vida del medio ambiente, además de impulsar el adecuado estado de salud de los pedalistas, reafirmando los beneficios que trae el uso de la bici.

En Europa, específicamente en Barcelona, un estudio publicado recientemente demuestra que se podrían evitar unas 10 muertes al año en este continente si se ampliaran los carriles que son utilizados por las bicicletas en las diferentes ciudades, además de aplicar mayor severidad a los infractores contra los ciclistas.

Igualmente, el estudio afirma que mientras más seguros se sientan los usuarios de este medio de transporte, mayor será el número de personas que se animen a utilizarlo dejando a un lado los coches y autobuses.

Un ejemplo de ello es Copenhague, que figura como la primera ciudad en utilizar la bicicleta como medio de transporte, pues cada día más de 400 mil personas la utilizan para trasladarse, además es modelo en cuanto a la transformación de espacios para la creación de vías para los ciclistas, misma que empezó en los años setenta.

Organizaciones americanas instan a los gobiernos a seguir el ejemplo de Europa, donde la bicicleta poco a poco ha ido reemplazando poco a poco a los automóviles y se espera que en los próximos 10 años la diferencia entre ambos se marque con mayor fuerza, esperando que los latinos empiecen a hacer lo mismo.

El uso de las bicicletas supone en el organismo grandes beneficios a la salud, pues además de ser un evidente ejercicio físico que ayuda a mantener un peso adecuado, evitando la obesidad, además de que ayuda a tener un corazón saludable con un ritmo cardíaco adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *